GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Día 31-San José Patrono de la Iglesia católica




Día 31º- Patrono de la Iglesia Universal. Oh san José, por la misión que te fue confiada, asistes a la Iglesia de Cristo, haciendo que camine siempre en la verdad y en el amor, para ser luz del mundo.
Guía, querido santo, a la Iglesia de Cristo en el camino de la santidad, para que sea siempre más eficaz y alegre anunciadora del Evangelio



Oración a san José protector de las familias

Glorioso San José, protector, modelo y guía
de las familias cristianas: Te ruego protejas
a la mía.
Haz reinar en ella el espíritu de fe y de
religión, la fidelidad a los mandamientos de
Dios y de la Iglesia, la paz y la unión de los
hijos, el desprendimiento de los bienes
temporales y el amor a los asuntos del cielo.
Dígnate velar sobre todos nuestros intereses.
Ruega al Señor que bendiga nuestra casa.
Otorga la paz a la familia, acierto a los hijos
en la elección de estado.
Concede a todos los miembros de nuestra
familia y de todas las familias de la tierra, la
gracia de vivir y morir en el amor de Jesús y
de María. Amén.


Punto 1. Honor debido a San José como Patrono de la Iglesia Católica.

Jamás en el transcurso de los siglos había honrado la Iglesia a Santo alguno como Patrono de la Iglesia Universal. Gobernada por el mismo Jesucristo, su Cabeza invisible, y puesta bajo la protección de su divina Madre, María; sólo a San Miguel Arcángel, a semejanza de la antigua Sinagoga, había venerado como a su custodio y Patrono Universal. Por lo que toca empero a los Santos, sólo había designado a algunos de ellos como patronos particulares, ora de los reinos o provincias, ora de las diócesis, ciudades o pueblos católicos.

Mas en el día 8 de diciembre de 1870 llegó el momento feliz en que fuera solemnemente proclamado Patrono de la Iglesia católica también un Santo; y éste es el gloriosísimo San José.

He aquí cómo se anunció este fausto suceso en el decreto publicado al efecto por mandato del Papa en Roma, para la ciudad y para el orbe:

“Siempre la Iglesia, por la sublime dignidad que Dios confirió a este fidelísimo siervo, tributó al beatísimo José sumo honor y alabanzas después de la Virgen Madre de Dios, Esposa suya, e imploró su intercesión en las angustias. Mas en estos tristísimos tiempos…. conmovido nuestro santísimo señor el Papa Pío IX por la lamentable condición de las cosas, con el fin de encomendarse a sí mismo y a todos los fieles al poderosísimo patrocinio de San José, le declaró solemnemente Patrono de la Iglesia católica”.

Desde este día, pues, a la manera que el antiguo Patriarca José, después que Faraón lo hizo dueño de su casa y gobernador de todos sus dominios, fue para los egipcios su virrey y salvador; y a la manera que nuestro Santo Patriarca, después que Dios lo constituyó señor y príncipe de su casa y de sus posesiones, fue aquí en la tierra el guarda, protector y apoyo de Jesús y de María; así ahora he venido a ser, después de la solemne declaración del Papa, como el virrey y señor y el mejor guarda, protector y apoyo para la Iglesia católica y sus fieles hijos.

Si, pues, ya antes la Iglesia tributaba a San José “sumo honor y alabanzas después de la Virgen María”, ¿cuál será ahora la alabanza, gloria y honor que deberemos tributarle?

Después que a sus títulos y privilegios se le ha añadido el de Patrono de la Iglesia católica, ¿cómo podremos dignamente honrar a tan grande Santo?

Gloria, pues, honor y alabanza sea dada a San José. Y ya que tan poco valen nuestros obsequios para honrarlo como se merece, hagamos por que sea cada día más conocido, honrado y venerado en todo el mundo cristiano.

¡Que dicha si llegáramos a merecer delante de Dios el título de verdaderos devotos de San José!
Punto 2. 
Confianza que debe inspirarnos el Patrocinio de San José en medio de las tribulaciones de la Iglesia.

Figurada la Iglesia católica, en sentir de los Santos Padres e intérpretes sagrados, en aquella mujer vestida de sol que vio San Juan en su Apocalipsis; figurados asimismo los fieles cristianos en el hijo varón que dio a luz aquella mujer misteriosa; y figurados en fin los enemigos de la Iglesia y de sus hijos en el dragón descomunal bermejo de siete cabezas que quiso tragarse al nacer al hijo de aquella mujer, y que no habiéndolo logrado emprendió contra los dos una persecución de muerte; no parece sino al leer tales proféticas visiones, o que estamos ya, o que están próximos los tristísimos tiempos que deben cumplirse.

Lo cierto es que perseguida en todas partes la Iglesia por sus enemigos, se halla oprimida de tan graves calamidades, que los hombres impíos han llegado a creer que por fin las puertas del infierno prevalecen contra ella.

¡Cuánta confianza, empero, debe inspirarnos el Patrocinio de San José en medio de tales calamidades! Elegido y declarado solemnemente Patrono de la Iglesia católica por el Vicario de Jesucristo sobre la tierra; esta declaración debe ser para todo fiel cristiano una garantía cierta de que, según el orden de la Providencia, se hallan en este Santo todos los dones y gracias propios para llenar los fines para que fue así elegido.

Siendo, pues, éstos el encomendarse el Papa a sí mismo y a todos los fieles al poderosísimo Patrocinio de San José, y el de mover con más eficacia por sus méritos o intercesión la misericordia divina a que aparte de la Iglesia todos los males que de todas partes la conturban; ¿quién puede dudar que este Santo estará en disposición de conjurar tamaños males y calamidades?

Así como, pues, el antiguo Patriarca José, por la gracia que halló delante del Señor, libró a los egipcios de una muerte segura; y así como nuestro Santo Patriarca salvó aquí en la tierra de todos los peligros a Jesús y a María mediante las gracias que para esto había recibido, así también debemos confiar que, mediante el poder y gracia de que habrá sido revestido en el Cielo como Patrono de la Iglesia católica, salvará una vez más a la madre y al hijo, esto es, al Papa y a sus miembros, a la Iglesia y a sus hijos, por más fuertes que sean sus mortales enemigos.

Imploremos, pues, confiados la protección de San José; roguémosle y volvámosle a rogar que ahora y siempre interceda por la Iglesia, por el Papa y por los fieles todos, seguros de que bajo su Patrocinio seremos salvos.

Punto 3. Confianza que debe inspirarnos el Patrocinio de San José como fieles soldados de Jesucristo.

Es deber sagrado de todo cristiano, como soldado que es de Jesucristo, no sólo estar siempre en vela contra sus enemigos, sino también soportar paciente los sufrimientos, y resistir con fortaleza los ataques a que está expuesto en su vida de lucha sobre la tierra. Tal es la condición indispensable para ceñir la corona del triunfo, pues que “no será coronado sino quien legítimamente peleare” (II Timoteo, II, 5).

Mas para esto en necesario un auxilio especial de la gracia, singularmente en estos tristes tiempos en que tan cruel y horrible guerra se ha declarado contra la Iglesia de Cristo. Y la necesidad de esta gracia la hacen más patente así las defecciones, por desgracia tan frecuentes en estos tiempos, como el furor y las astucia de nuestros implacables enemigos.

¿Qué medio, empero, mejor para obtenerla que acudir al Patrocinio de San José? Ya su conducta de otro tiempo es para nosotros un edificante estímulo para el presente. Una vez recibida de Dios la misión de custodiar y salvar a Jesús, por nada del mundo se dejó seducir sino que todo lo dejó, hogar, patria, parientes y amigos para cumplirla. Lejos asimismo de arredrarse por los sacrificios que esto exigía de Él, todos al contrario los abrazó varonilmente, fatigas, viajes y destierro. Así nos enseñó cómo hemos de salvar a Jesús en nuestros corazones y en los de nuestros hermanos en medio de los peligros y luchas de este mundo.

Además del ejemplo, hay en San José el poder junto con la voluntad de alcanzarnos la gracia para obtener la victoria. La misión, en efecto, que Dios le ha confiado al declararlo por boca del Papa Patrono de la Iglesia Católica, es la de ser, a semejanza del antiguo virrey de Egipto, el Príncipe de los cristianos, el sostén de la Iglesia, guía de sus hijos y firme apoyo de su pueblo; y también la de ser, a semejanza de Josué, más que grande en salvar a los escogidos de Dios, en sojuzgar a sus enemigos y en conseguirles la herencia de la gloria.

En las manos, pues, de San José está nuestra salvación, como en las manos de otro José, tipo de éste, estuvo antes la salvación de los egipcios.

En sus manos, por consiguiente, está el proporcionarnos a todos y cada uno de los fieles cristianos las gracias convenientes para luchar con ventaja contra nuestros enemigos y alcanzar la victoria. ¡Y con cuánta largueza y amor concede estas gracias a los que de veras se le encomiendan!

Pongámonos, pues, con entera confianza bajo el Patrocinio de San José, bien seguros que, después de haber triunfado con su ayuda de nuestros enemigos aquí en la tierra, seremos también con él coronados de gloria eterna en el cielo. Amén.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores